Cardenal Becciu dice que el Papa autorizó el pago del rescate de Religiosa Colombiana

0
332
rescate

El 16 de octubre de 2021, el coronel del Gaula, Gustavo Adolfo Camargo, los pormenores de un rescate que tuvo en vilo a Colombia por más de 4 años: la monja Gloria Narváez volvía a la libertad tras un secuestro que duró cuatro años y tuvo su fin el 9 de octubre del año pasado.

Fueron seis viajes a Mali y un sinnúmero de jornadas y encuentros con los que serían los informantes para dar con el paradero de la religiosa secuestrada en febrero de 2017 por el Frente de Liberación Macina, bajo participación de Yihadistas Bambará de Sikasso, aliados de Al Qaeda, y que fue localizada en una zona entre las localidades de Tombuctú y Gao, en Mali.

El relato del alto oficial fue recreado con imágenes de cómo cinco policías se infiltraron y tuvieron que disfrazarse de voluntarios, profesores y ayudantes de onegés. “Después de llegar a Bamako nos dimos cuenta que la solución a este caso era la liberación y no un rescate”, recordó en ese momento el coronel Camargo, debido a las difíciles condiciones con las que se toparon y no fueron contempladas en su plan de liberación.

Cuatro años después de aquel hecho, la hermana Gloria Cecilia vuelve a ser noticia por el tema de su liberación, exactamente por la forma en cómo se dio una negociación en la que, al parecer, estuvo implicado el Papa Francisco.

Una grave acusación en contra del Papa

La versión entregada por el cardenal Angelo Becciu, acusado por El Vaticano por supuesta malversación de recursos, indica que el máximo jerarca de la Iglesia Católica habría autorizado el desembolso de 1.000.000 de euros para la liberación de la religiosa de origen colombiano.

“Pagó parte de ese millón para la creación de una red de contactos y otra parte para la liberación efectiva de la monja”, señaló Becciu.

Su testimonio fue entregado en una de las audiencias que se adelanta contra el prelado, quien otrora fue uno de los asesores más cercanos al Papa Francisco.

“Él aprobó. Debo decir que cada fase de esa operación fue aprobada por el Santo Padre”, expresó Becciu en el juicio.

Lea también: Así operaba la mayor central de hackeo descubierta hasta ahora en Colombia: hay unas 400.000 víctimas.

Según el cardenal, como parte de la operación de liberación que se mantuvo en secreto incluso para los miembros de seguridad de El Vaticano, se creó una cuenta en la que se iban depositando los fondos que terminaron en pagos ellos a cuentas indicadas por Marogna. En palabras de Becciu, tras un primer desembolso, la empresa designada para el rescate tuvo contacto con los secuestradores, pero nunca dejó evidencia si se pagó o no el rescate.

En el juicio, el alto prelado concentro su testimonio en afirmar que cada paso de esa operación fue autorizado por el Papa Francisco, y que después de llevarla a buen término, el mismo Jorge Bergoglio el exigió a Becciu un silencio sepulcral y llevarse el secreto a la tumba.

Pero Beccio decidió contar todo sobre la operación Inkerman, la misma que estuvo bajo la batuta de la agencia británica de inteligencia The Inkerman Group, luego de que el Papa le levantara el requisito de confidencialidad al que fue sometido tras la liberación de Narváez en octubre de 2021.

El cardenal atestiguó en el mismo caso que se adelanta a Cecilia Marogna –acusada también de fraude–, y quien habría servido de enlace entre El Vaticano y la agencia de inteligencia que se infiltró y buscaba liberar a la religiosa.

En la audiencia, Marogna expresó que fue empleada por el cardenal para adelantar las actividades iniciales que brindaran información consolidada del paradero de la monja, y por esto recibió 575.000 euros (unos 600.000 dólares) de la Secretaría de Estado en una cuenta eslovena.

El hermano de la religiosa, Édgar Narváez, precisó que durante el tiempo que sostuvieron conversaciones con autoridades colombianas, nunca le informaron del pago de un rescate por su hermana.

“Nunca nos dijeron que se había pagado. Lo único que nos expresaron es que había cinco países tras la liberación de ella, entre los que se cuentan Italia, Francia y Brasil”, dijo el hermano de la religiosa.

Édgar le contó que su hermana sigue en Colombia y por ahora recorre el país contando su experiencia y hablando de reconciliación.

El Papa Francisco tiene puesta su atención en su estado de salud que se ha visto afectado por estos días. Ayer fue intervenido de su rodilla derecha con varias infiltraciones, tratamiento que lo alejará de la vida pública por 10 días según el parte médico entregado por El Vaticano.

www.noticiasampm.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí