Cómo reducir el impacto de los plásticos de un solo uso

0
407
plásticos de un solo uso

Los productos plásticos de un solo uso causan enormes daños. Los desperdicios que generan su elaboración y distribución, los convierten en una gran amenaza para el medio ambiente y la salud humana.

Entre las principales razones para eliminar su uso se encuentran

– La quema a cielo abierto de desechos plásticos

  • – El consumo de mariscos contaminados por residuos plásticos
  • – La aparición de microplásticos dañinos.

Eliminar la contaminación por productos plásticos constituye un objetivo importante del Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas.

El reciente informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), muestra que actualmente hay entre 75 y 199 millones de toneladas de desechos plásticos en el océano. Ver informe aquí

Según el informe, entre 9 y 14 toneladas de desechos ingresaron al ecosistema acuático en 2016, se estima que esta cifra casi se triplique a 23-37 millones de toneladas por año en 2040.

Los plásticos son la basura marina más voluminosa, dañina y persistente, y representan al menos el 85% de todos los desechos marinos.

Los expertos señalan que simplemente descartar los plásticos desechables y optar por productos de un solo uso hechos de otros materiales no es la solución.

Según Claudia Giacovelli, oficial de programas de la Unidad de Ciclo de Vida del PNUMA:

“la naturaleza de producir objetos de un solo uso es lo más problemático para el planeta, más que el material del que están hechos”.

“La mejor solución puede no ser la misma en todas las sociedades, pero adoptar un enfoque de ciclo de vida puede ayudar a establecer la base hacia el camino correcto”, dice Giacovelli.

Opta por alternativas reutilizables

Darles prioridad a los productos reutilizables no solo es fundamental para la salud ambiental, sino que también puede ser rentable.

Las empresas que permiten a los consumidores usar sus propias bolsas, vasos o contenedores pueden ahorrar en gastos de suministro asociados a los plásticos desechables. También los clientes pueden evitar pagar costos adicionales por bolsas o contenedores de compras.

Las bolsas de compras de algodón y polipropileno no tejido son cada vez más comunes, al igual que las botellas, vasos y vajillas de plástico y acero inoxidable reutilizables y portátiles.

La reutilización es cada vez más viable para los productos de higiene personal, por ejemplo, las copas menstruales de silicona y los pañales de tela.

El paso de “un solo uso” a “multiuso”

Cuanto más se reutiliza cualquier producto, menor es el impacto ambiental que este genera. Cuando los consumidores no pueden evitar los plásticos desechables, deben mitigar su impacto ambiental reutilizándolos cuando sea posible en lugar de desecharlos inmediatamente.

Por ejemplo, las bolsas de plástico de un solo uso, botellas, vasos, vajillas y envases de alimentos se pueden reutilizar o redestinar.

Las alternativas de un solo uso hechas de otros materiales no son necesariamente mejores, lo que significa que también deben reutilizarse cuando sea posible.

Por ejemplo, una bolsa de compras de papel debería ser utilizada de cuatro a ocho veces para tener un impacto ambiental menor al de una bolsa de plástico de un solo uso.

Diseñar productos con consideraciones de circularidad

Los consumidores no deben asumir toda la carga de disminuir los impactos de los plásticos desechables. Guiados por la acción de los responsables políticos y los minoristas, los productos deben diseñarse para ser livianos y duraderos para maximizar la reutilización.

La producción debe ser sostenible, por ejemplo, mediante el uso de energía renovable y materiales reciclados. Abastecerse localmente y evitar las mercancías transportadas por carga aérea es otra forma de reducir el impacto ambiental de los productos a lo largo de su ciclo de vida.

Por último, se deben considerar los impactos al final de la vida útil, de modo que los productos puedan reciclarse o desecharse de manera respetuosa con el medio ambiente cuando ya no puedan reutilizarse.

Cuestiones geográficas y de contexto social

Se deben desarrollar enfoques y políticas considerando el contexto de cada localidad para eliminar gradualmente los productos de un solo uso.

A medida que en más lugares se dictan prohibiciones a los plásticos de un solo uso, los responsables de la formulación de políticas deben considerar los contextos geográficos y sociales para identificar alternativas apropiadas y mitigar el impacto económico.

El cambio a opciones reutilizables y reforzar la infraestructura de reciclaje y gestión de residuos deben ser prioridad.

Las áreas con problemas de gestión de residuos deben evitar el uso de productos más ligeros porque es más probable que terminen tirados en el medio ambiente, a pesar de que generalmente requieren menos recursos para ser producidos.

Pero, la eliminación de los plásticos desechables es solo una forma de reducir el daño ambiental, pues como señala Giacovelli:

“Se alienta a los países a promover acciones que conduzcan a hacer uso provecho de los recursos, consumiendo menos y reemplazando los productos de un solo uso por alternativas reutilizables adecuadas para un planeta más saludable”.

La Iniciativa de Ciclo de Vida, que alberga el PNUMA, es una asociación público-privada de múltiples partes interesadas que permite el uso mundial de conocimientos creíbles sobre el ciclo de vida por parte de los responsables de la toma de decisiones públicos y privados.

www.noticiasampm.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí