El hallazgo del “Endurance”, uno de los mayores naufragios de la historia naval

0
185
Endurance

Encontrar el Endurance, el navío de la Expedición Imperial Transatlántica, en el helado mar de Weddell fue una tarea descomunal. Sin embargo un grupo de arqueólogos marinos lo descubrió casi intacto 106 años después y a 3.000 metros bajo el mar. Aunque su capitán, Frank Worsely, anotó las coordenadas exactas del naufragio en 1915 cuando abandonaron la nave, lo hallaron a 7,5 kilómetros del punto que registró Worsley.

Si bien 7,5 kilómetros parece ser una distancia corta, por las condiciones del mar de Weddell, hallarlo no fue fácil. Los científicos se enfrentaron a la búsqueda considerada como el naufragio más difícil del mundo por las condiciones climáticas en la zona, como hielo marino en constante cambio, fuertes vientos, corrientes marinas extremas y temperaturas que descienden a -18 ° C.

La expedición de búsqueda organizada por el Falklands Maritime Heritage Trust partió el 5 de febrero de 2022 de Ciudad de El Cabo con una tripulación de 100 personas y la llamaron “Endurance 22″. Su principal misión: localizar, vigilar y filmar los restos del Endurance. El 17 de febrero llegaron a la zona y empezaron las labores de localización.

Tras varias semanas de búsquedas exhaustivas a bordo del SA Agulhas II, un rompehielos sudafricano, el grupo de científicos logró localizar el barco en el fondo del océano Atlántico Suren la Antártida, exactamente a 3.008 metros bajo el mar. 

“La expedición Endurance22 ha logrado su objetivo. Hemos hecho historia polar con el descubrimiento del Endurance y completado con éxito la búsqueda del naufragio más desafiante del mundo”, señala en el comunicado John Shears, líder de la expedición. Shears describió ese momento como “asombroso” y “un logro increíble”.

¿lo que quedó del naufragio del Endurance?

Según la BBC de Londres el barco se ve muy similar a cuando fue fotografiado por última vez por Frank Hurley en 1915. En las nuevas fotografías incluso es posible ver el nombre de la nave: Endurance (resistencia, en español).

Según el arqueólogo marino, Mensun Bound, quien forma parte de la expedición que descubrió el navío, el casco y los anclajes están bien conservados. Por el contrario, la proa sufrió algunos daños, posiblemente al ser la parte que golpeó el fondo del mar. Algo que llamó la atención de los científicos fue que los submarinos pudieron observar algunas botas y parte de una vajilla del barco.

“Puedes ver un ojo de buey, que es el camarote de Shackleton. Y en ese momento, sientes en la nuca el aliento de aquel gran hombre”, explicó Bound a la BBC de Londres.

Lea también: Andrés ‘Manga’ Escobar, condenado a 2 años y medio de cárcel.

Parte de la conservación del navío ocurrió por el poco deterioro de la madera. Según biólogos de la Universidad de Essex (Reino Unido) el Endurance está bien conservado gracias a que los animales masticadores de madera se encuentran en otros océanos, lejos precisamente de las profundidades de la Antártida.

“El Endurance, que parece un barco fantasma, está salpicado de una impresionante diversidad de vida marina de aguas profundas: ascidias, anémonas, esponjas de diversas formas, estrellas de mar y crinoideos (relacionados con erizos y estrellas de mar), todos se alimentan en las frescas aguas profundas del mar de Weddell”, explicó la bióloga polar, Michelle Taylor a la BBC de Londres.

La historia del naufragio

El final del Endurance inició con el estallido de la Primera Guerra Mundial. Shackleton se dispuso a hacer el primer cruce terrestre de la Antártida, para eso desembarcaría en la costa desde el mar de Weddell y atravesaría el continente hasta el mar de Ross atravesando el Polo Sur. Sin embargo, su travesía se detuvo cuando el Endurance quedó atrapado y luego perforado por el hielo marino.

El navío quedó atrapado con su tripulación durante nueve meses antes de hundirse, en medio de condiciones climáticas feroces. Según El País de España el Endurance entró en la zona de hielos en diciembre de 1914 y navegó 1.600 kilómetros hasta quedar bloqueado a 137 kilómetros de su destino, la bahía de Vahsel.

Tiempo después el capitán ordenó abandonar el navío. Antes de eso, Worsely, anotó las coordenadas exactas del naufragio y tomaron fotografías. Los siguientes tres años los 28 tripulantes del Endurance emprendieron un largo camino para encontrar ayuda en una estación ballenera. Finalmente todos salieron ilesos. 

El escritor Juan Diego Soler autor del libro “Relatos del confín del mundo” también anunció la noticia y explicó su importancia al tratarse de uno de los mares más extremos del mundo.

www.noticiasampm.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí