En tumultos terminó el show de los computadores

0
130
En tumultos terminó el show de los computadores

En el mismo escenario en el que se presentó Daddy Yankee, el alcalde de Medellín montó su propio show para la entrega de 20.000 computadores a estudiantes de séptimo y octavo grado. Tras el espectáculo se produjo un gran desorden porque la logística se concentró más en atender la aparición del alcalde en el Atanasio Girardot y dejó en segundo plano lo que era verdaderamente relevante: que los muchachos recibieran los equipos, lo que al final ocurrió entre empujones, largas filas y hasta desmayos.

El libreto estaba creado para ‘hacer’ del alcalde una estrella de rock. Quintero esperaba detrás de bambalinas, mientras los presentadores se encargaban de subir la temperatura de los casi 50.000 asistentes al estadio: primero la animadora los levantó de sus asientos y les pidió hacer la “ola”, luego pusieron a todo volumen los primeros acordes de Back In Black de AC/DC y el animador comenzó a repetir la frase “se viene, se viene”, como cuando se está a la espera del artista estrella del concierto, y apareció Quintero, sonriente, al ritmo de la música. Las pantallas se fundieron a negro y en letras inmensas se leía “el alcalde”.

El alcalde entonces tomó el relevo de la animación y decía: “Yo quiero ver cómo están allá, en las tribunas. ¿Cómo están por acá? ¡Más duro!”.

Comenzó su discurso con su habitual historia de cuando tenía 11 años y su mamá le regaló un computador. Con diapositivas, el alcalde explicó la historia de la selfie y habló de la revolución se tomó una selfie con la gente. Los puso a hacer un ejercicio de pasar el celular al vecino, en fin, tratando de ponerle energía a estudiantes y padres de familia en las gradas.

“Esta apuesta que estamos haciendo es para que ustedes se conviertan en los futuros grandes ricos poderosos del mundo entrero”, les decía el alcalde Quintero a los muchachos.

En las pantallas se proyectaron videos de productos de la llamada cuarta revolución industrial, como carros que se manejan solos o que trepan paredes. “Con el computador que ustedes van a recibir hoy, van a poder diseñar muchas de estas tecnologías”.

El discurso de Quintero se prolongó por unos minutos más, hasta que en el escenario apareció un robot que, saltando, le dio la mano. Para culminar el espectáculo, tras el cierre de su discurso, sonaron varias canciones de reguetón.

El caos

Lo curioso de todo este asunto, más allá del show, es que el evento terminó y los computadores, la razón de ser de la reunión en el Atanasio, no se hizo ahí mismo. A los estudiantes y sus acudientes les pidieron desplazarse hasta los coliseos de la unidad deportiva para que recibieran los equipos.

Entonces ocurrió el caos. Los 20.000 congregados salieron del estadio y se agolparon en las afueras de los coliseos. Como todos llegaron al mismo tiempo, las entradas colapsaron y hubo tumultos. Muchos, entre estrujones, intentaban pasar adelante. En las filas hubo varios desmayados, contaron padres molestos por la manera en que se organizó la logística.

Uno de los afectados con el desorden fue Andrés Escobar, quien acompañaba a su hija Valentina, que sudaba en medio del tumulto. “Vea, a esta muchacha le aporrearon una mano y se la doblaron. No entendemos por qué no entregaron los computadores en el estadio o en el colegio”, dijo. En efecto, otra de las estudiantes iba con una de sus manos recogida, adolorida e inflamada por el golpe.

Mónica Espinosa, que fue a reclamar el computador con su hijo, comentó: “Varias personas se desmayaron. La logística fue terrible. Solo en la fila de nosotros, cinco personas se desmayaron”. Sin embargo, la mujer dijo que el evento previo, en el estadio, había estado bien, agradable, y que los muchachos la habían pasado bien.

Pese a que había personal de logística y policía, no fue posible evitar el desorden. Al final, después de dos horas, las filas y los tumultos se disolvieron y los muchachos salieron con sus computadores. En el suelo quedaron cientos de empaques de plástico y basura que personal de Emvarias luego se dedicó a limpiar.

La Alcaldía se había comprometido con la entrega de 70.945 computadores, y aunque en febrero ya debían estar repartidos, todavía faltan unos 23.000. Además se entregan en comodato, es decir, los de 11 por ejemplo, los deben devolver en noviembre. El contrato ha tenido varias prórrogas y a escasos dos meses de finalizar el año escolar arrecian las críticas por no haberse aún cumplido la meta

www.noticiasampm.com 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí