Entre líneas rectas se construyó la parroquia de Santa Gema

0
428
Foto Gente

En 1951 un grupo de sacerdotes de la Congregación de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo celebraban las eucaristías en una pequeña parroquia del barrio Loreto en Medellín. Sin embargo, el número de fieles demandaba un espacio más grande y así nació la idea de construir la “nave” de Santa Gema.

Mientras esta comunidad de religiosos continuaba en Loreto, en 1954 construyeron una capilla un poco más grande en el sector de La Castellana, gracias a donaciones de vecinos y otras actividades como ventas de comidas y elementos religiosos. Allí estuvieron hasta 1970 cuando inauguraron el templo ubicado en la calle 33 con la avenida 80.

“Los padres pasionistas hicieron varios intentos por construir diferentes versiones de las capillas de Santa Gema, en diferentes lugares de la ciudad, pero se encontraron con problemas del tamaño, ubicación del lote, entre otros para formar la comunidad”, detalló Héctor Manuel Peña, párroco actual de Santa Gema.

Fue así como en 1961 el arquitecto Nel Rodríguez se reunió con los padres para mostrar los diseños del nuevo templo, los cuales “mostraban un salón inmenso en forma de nave, con el fin de dimensionar que el evangelio de Jesús debe estar en movimiento continuo y que vaya a todas partes”, comentó Peña.

Esta edificación comenzó su construcción un año después con la creación de la torre, donde se encuentra el reloj, bajo los parámetros de la arquitectura moderna de la época, con trazos definidos y líneas rectas, como en forma de punta de lanza.

Los trazos formaban un rectángulo grande, se abrieron a los lados laterales sendos triángulos, donde se ubicó el presbiterio y las puertas principales, mientras que el altar se posicionó hacia el centro, equidistante de todos los puntos y las bancas se distribuyeron en forma de abanico.

La construcción tardó mucho en terminarse, la primera piedra la puso el arquitecto Rodríguez el 25 de octubre de 1964 y solo hasta 1970 fue terminada e inaugurada por el arzobispo de Medellín, Tulio Botero”, contó el párroco.

La parroquia es considerada patrimonio arquitectónico de la ciudad. “Una de las obras más icónicas de este lugar es un viacrucis de estilo clásico hecho en madera castaño de alto relieve, que fue tallado por los hermanos Rivas, quienes eran artistas españoles”, detalló el parroco.

Así mismo cuenta con unos bellos vitrales considerados como obras de arte religiosos que reflejan muchos de los símbolos de la pasión de Cristo y unas ventanas por donde entra la luz del sol.

Aunque esta congregación tiene varios santos, como su fundador San Pablo de la Cruz, Santa María Goretti y San Gabriel de la Virgen Dolorosa, se le atribuyó a Santa Gema Galgani (1878-1903) ser la patrona de la parroquia , una santa italiana que falleció a sus 25 años por causa de tuberculosis y fue muy cercana a esta comunidad religiosa.

Fuente: Gente del Colombiano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí