Huyen de Facebook. La gente se harta de los engaños de Zuckerberg y empieza a abandonar WhatsApp, para pasarse a Signal o a Telegram

0
481
Foto: HISPANIDAD

WhatsApp obligará a sus usuarios a partir del 8 de febrero a que le permitan compartir sus datos con Facebook, ambas propiedad del ínclito Mark Zuckerberg. Y si no lo permiten no podrán seguir usando la red social WhatsApp.

Como informó Hispanidad recientemente, WhatsApp obligará a sus usuarios a partir del 8 de febrero a compartir sus datos con Facebook, ambas redes propiedad del ínclito Mark Zuckerberg. Y si no lo permiten, no podrán seguir usando la red social WhatsApp.

Hispanidad recordaba que cuando Facebook compró WhatsApp en febrero de 2014, uno de los aspectos que vigiló Bruselas antes de dar su visto bueno fue la independencia de ambas compañías en lo referente a los datos personales de los usuarios. Mark Zuckerberg aseguró entonces que no existía tal transmisión, entre otras razones, porque no contaban con la tecnología para hacerlo. Mintió, y tres años después -mayo de 2017-, Europa le impuso una sanción de 110 millones de euros.

Cabe recordar también que Facebook se ha convertido, junto a Twitter, Instagram, Amazon, Apple y Google, en los censores globales de internet, ya que se dedican a a censurar a todo aquel que no piensa como ellos…

Además, la aplicación WhatsApp no es segura y no sólo por su política de privacidad, sino porque, a través de sus múltiples vulnerabilidades ha sido posible hackear a cientos de personalidades importantes del mundo, incluyendo a políticos, diplomáticos, o al propio Jeff Bezos, recuerda Naiz.

Pues bien: ante todo ello se están disparando las descargas de la aplicación de mensajería segura ‘Signal’, que ha pasado a encabezar las descargas en las plataformas Apple Store y Google Play en varios países, informa también Naiz.

Lanzada en 2014, Signal es considerada por los especialistas como una de las aplicaciones de mensajería más seguras del mercado gracias, en particular, a su capacidad para encriptar mensajes de extremo a extremo o llamadas de audio y de vídeo. Su protocolo de seguridad tampoco guarda metadatos de a quién se envían mensajes, ni tampoco hay copias de seguridad en la nube sin cifrar como sí hace WhatsApp en ambos casos. Además, es de código abierto, a diferencia de WhatsApp, de manera que es posible descubrir las posibles vulnerabilidades mucho más rápido, explica Naiz.

Todo ello le ha llevado al punto de popularizarse rápidamente entre especialistas y periodistas, en particular gracias al apoyo público que ha recibido de Elon Musk -fundador de Tesla- y de Edward Snowden.

Y otra aplicación de mensajería instantánea que está creciendo gracias a los ‘pufos’ de WhatsApp es la rusa Telegram.

Ayer Telegram anunció que había superado los 500 millones de usuarios activos al mes y se unieron 25 millones de usuarios nuevos en las últimas 72 horas…

Fuente: HISPANIDAD

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí