La captura del líder del grupo al margen de la ley que controla parte de Urabá, la radiografía de la economía ilícita, enquistada en Colombia

0
384
economía ilícita

Los titulares de las noticias que se han derivado posterior a la captura de Dairo Antonio Úsuga, le han literalmente, dado la vuelta al mundo, pero más allá de los titulares amarillistas y el recuento detallado por parte de algunos medios y redes de su patrimonio y hábitos ya conocidos en el mundo de la mafia, quedan varias preguntas… ¿Es esta realidad de Urabá totalmente diferente a la de muchas regiones en Colombia, con terratenientes locales y un microtráfico que ahora es por franquicia, con el respaldo de organizaciones con logística? .. ¿Sigue en Colombia acentuado un contubernio entre clase política, empresarial y social con los grupos al margen de la ley? Y seguro que si continuamos serán muchas las preguntas sin resolver, pero de las cuales sabemos las respuestas en temas que ya no son secretos a voces en los sitios de encuentro en los municipios antioqueños y colombianos.

El gran llamado desde esta tribuna informativa es a seguir mirando a los ojos un mal endémico que hemos tenido en las últimas generaciones, que trabajemos por las nuevas generaciones que tendrán que tener más elementos de juicio, formación y acompañamiento para no alimentar la gran cadena que sostiene este problema que se nos ha crecido, el del microtráfico.

Por eso más allá que se haya detenido a Dairo Antonio Úsuga, el narcotraficante más buscado de Colombia y jefe del Clan del Golfo, un ejército de mil 500 personas y opera como la máxima autoridad en centenares de municipios del país. Está la oportunidad histórica de hacer un gran acuerdo sobre lo fundamental en nuestro país.

De todos modos, para reseñar este hecho sin dudas noticioso, durante más de seis años el hoy capturado, evadió la intensa persecución de miles de policías y soldados que peinaron pueblos y selvas de la región del Urabá, en el noreste del país y fronteriza con Panamá, como parte de la Operación Agamenón y finalmente fue capturado en un punto llamado Cerro Yoki, en jurisdicción de Necoclí, municipio del departamento de Antioquia.

” Este es el golpe más duro que se le ha propinado al narcotráfico en este siglo en nuestro país y es solamente comparable con la caída de Pablo Escobar en los años 90″, aseguró el presidente de Colombia Iván Duque sobre este particular, posterior a ser divulgados los detalles de la operación.

«Se conoce también por esa demencia que lo llevó a abusar de manera recurrente de niños, niñas y adolescentes. No solamente estaba en el cartel de los más buscados por narcotráfico, sino también por abuso de menores», detalló el presidente.

Estados Unidos ofrecía por él líder de dicha organización al margen de la ley,  una recompensa de US$5 millones y este sábado fue detenido.

Fue una operación conjunta del Ejército, la Fuerza Aérea y la Policía, denominada «Osiris», La captura ocurrió en Necoclí, en la región de Antioquía, cerca de la frontera con Panamá.

Diego Molano, ministro de Defensa de Colombia, dijo este sábado que «en los últimos años, el Clan del Golfo se había convertido en la mayor amenaza» debido a que «el mayor número de toneladas de coca que sacaba Colombia hacia mercados de EE.UU. y Europa era manejado y articulado» por esta organización criminal.

«Al mismo tiempo, se había convertido en un articulador del negocio de microtráfico que invadía ciudades y regiones (…) y que había sido responsable de disputas entre varios grupos que había generado homicidios colectivos recientes», añadió Molano.

Desde 2015, ha habido numerosas operaciones para intentar capturar a «Otoniel». Todas habían fracasado. Hasta ahora. Los fuertes vínculos familiares, así como su firme implantación en una zona de Colombia que conocen bien son algunas de las razones por la cuales a las autoridades les había costado tanto capturar a Otoniel.

www.noticiasampm.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí