Los adultos mayores también pueden realizar contratos de aprendizaje y fortalecer sus habilidades laborales

0
273
adultos mayores

El lifelong learning, o aprendizaje durante toda la vida, es fundamental para mantener los conocimientos actualizados de acuerdo a las necesidades del mercado, y en el SENA, los adultos mayores pueden continuar con el fortalecimiento constante de sus habilidades.

Si tienes 60 años o una edad superior y piensas que ya es tarde para estudiar y vincularte a una compañía, estás equivocado, ya que la entidad más querida por los colombianos tiene abiertas sus puertas para brindar oportunidades de educación, empleo y emprendimiento a personas de todas las edades. 

Además de brindar formación gratuita, el SENA como parte de sus procesos de educación integral, tiene una etapa productiva para los programas titulados, en la cual las personas pueden realizar un contrato de aprendizaje en una empresa. De esta manera, los aprendices ponen en práctica los conocimientos teóricos que han recibido en un ambiente laboral real y fortalecen sus habilidades técnicas y blandas, lo cual puede conllevar a que la compañía les ofrezca un empleo estable después de haber finalizado su práctica. 

“Cuando se formaliza el contrato de aprendizaje, se crea una herramienta para el desarrollo de la formación profesional e integral de los aprendices. Con esto, buscamos personas capacitadas que cuenten con las competencias que necesita el sector productivo”, expresó Luis Ernesto Durán, Coordinador Nacional de Servicio a la Empresa y Contrato de Aprendizaje. 

En el transcurso del año 2022, 69 adultos mayores entre los 60 y 89 años, han obtenido la oportunidad de realizar su contrato de aprendizaje en diferentes empresas como el Metro de Bogotá S.A., la Fundación Colegio Santa Maria, Frog Design S.A., entre otras.

Lea también: Para el segundo día sin IVA del año, Medellín y el área metropolitana proyectan ventas por más de $840.000 millones.  

María Constanza Nieto, egresada SENA del Técnico en Asistencia Administrativa, tiene 60 años y hace algunos meses culminó su contrato de aprendizaje con la empresa Metro de Bogotá S.A. frente a lo cual expresó “La experiencia me sirvió para ejercer las labores que me asignaron dentro de la organización. Trabajé como Asistente Administrativa en todas las áreas, apoyé la contabilidad y algunas áreas de nómina. Aprendí de todo y gracias a ellos pude realizar mi etapa productiva, les agradezco al SENA y a la empresa por esta oportunidad”. 

De acuerdo a la Ley 789 de 2002, las organizaciones privadas que realicen cualquier tipo de actividad económica diferente a la construcción y ocupen un número de trabajadores no inferior a quince (15), deben realizar 1 contrato de aprendizaje por cada 20 trabajadores y un aprendiz adicional por fracción entre 10 y 20 colaboradores. 

Para el año 2022, las compañías deben pagar por este tipo de contrato, el 75% del salario mínimo mensual legal vigente, más la EPS y la ARL, brindando así un apoyo económico para los aprendices y alivianando su carga económica para que puedan dedicarse a invertir en su futuro por medio de la educación. 

Cuando se realiza uno de estos contratos, el beneficio es recibido directamente por el aprendiz quien fortalece sus habilidades técnicas y socioemocionales, y de igual manera se beneficia la compañía al contar con este nuevo talento, formado a la medida de sus necesidades. 

www.noticiasampm.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí