Nacional sigue con falencias como visitante: análisis de la derrota

0
389
Foto Dimayor

Los verdolagas carecieron de brillo y antes de viajar a Uruguay, los aterrizaron en Techo.

Atlético Nacional sufrió una nueva derrota como visitante, esta vez contra La Equidad en el estadio de Techo. De 13 partidos disputados a lo largo del semestre, solo en tres pudo lograr tres puntos, números complicados para un equipo que busca los objetivos de avanzar en la fase de grupos de la Copa Libertadores y conseguir la Liga, donde las series de ida y vuelta se resuelven por detalles. A continuación, cinco claves del 1-0 frente a los aseguradores en el juego de ida por los cuartos de final.

Rendimiento escaso por fuera del Atanasio: Contando el clásico frente a Independiente Medellín, donde ofició como visitante, Atlético Nacional disputó 13 partidos, donde ganó tres (Millonarios, Once Caldas en Liga y Guaraní en Copa Libertadores), empató tres (Clásico vs DIM, Águilas Doradas y Deportivo Pasto), los siete partidos restantes fueron derrotas, siendo contra La Equidad, la segunda en este semestre. El rendimiento del equipo como visitante es del 30,7 por ciento, frente al 94,4 que tiene jugando como local. Esa desigualdad ha sido un lunar en la gestión de Alexandre Guimarães.

Poca ofensiva: El bajo rendimiento jugando como visitante se traduce al poco ataque del equipo, apenas pudo marcar nueve goles en estos 13 partidos disputados. El equipo no se encuentra cómodo y el rival cuando le cierra los espacios, no logran replantear el juego para sorprender con alguna individualidad.

Jugadores en bajo rendimiento: Aunque el 7-1 puso a pensar a Guimarães sobre alternativas de juego, esta derrota contra La Equidad ‘aterrizó’ esa idea y mostró que hay jugadores titulares y suplentes. Vladimir Hernández no ha podido crecer en su nivel de juego y como inicialista, por momentos, ha contagiado su bajo rendimiento en el esquema de equipo.

Desatenciones recurrentes en los goles recibidos: El gol de La Equidad se originó tras un saque de banda, situaciones recurrentes en donde el equipo se confía y sufre lapsus de desconcentraciones en donde agarran al equipo mal parado y le cobran.

Pelota quieta: Tiros libres a favor y saques de esquina, son nuevamente asignaturas pendientes en Nacional. En partidos tan cerrados, una jugada a favor en pelota quieta puede marcar diferencia y en las situaciones que tuvo Nacional no fueron bien ejecutadas, derivando en pelotas para el rival que se traducían en contraataques peligrosos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí