Repitentes y nuevos al Congreso por Antioquia

0
454
Foto: Google imágenes

En el primer capítulo o reseña anterior sobre el panorama de las candidaturas antioqueñas al Congreso de la República para marzo del 2022 o dentro de 14 meses, dimos a conocer los actuales senadores y representantes a la Cámara que no aspirarán y los que intentarán saltar de corporación. El turno en esta nueva crónica política será dedicado a los legisladores vigentes por este territorio que repetirán candidatura y a algunas de las posibles nuevas aspiraciones que desde ya están sonando para buscar un escaño en el Congreso de Colombia.

De los trece senadores con votos antioqueños por lo menos sólo la mitad volvería a medírsele al termómetro de las urnas.

En el uribista Centro Democrático únicamente dos senadores estarían nuevamente en el tarjetón para esa corporación. Serían el delfín valenciacosista Santiago Valencia y el Luisperista Nicolás Pérez. El primero tiene a su favor toda la estructura electoral del viejo Coraje, pero sin Uribe jalando, y el segundo en contra que Luis Pérez ya no es gobernador.

Y por sus declaraciones del pasado fin de semana al diario El Tiempo, la senadora Paola Holguín definitivamente no le jalaría a una tercera vez y sería precandidata del CD a la presidencia de la República.

En Los Paolos sería obvio pensar, si no va la jefe, que su lógico reemplazo como candidato al Senado sería el representante a la Cámara, Juan Espinal.

Ahora, quién sería el sustituto por la ausencia electoral de Álvaro Uribe, la respuesta más fácil es que aún no ha nacido y quizás no nazca nunca.

Ante ello la estrategia que dicen que están pensando para al menos aminorar un poco el enorme golpe que recibirá el CD por la ausencia de su gran elector, es que el propio Uribe viene hablando a su círculo primario de promover unos cinco liderazgos regionales. Entonces, la pregunta es quién sería el gran líder electoral o el otro “Uribe” para Antioquia. Francamente no ha sido gestado y en otras porque el excandidato a la Gobernación de Antioquia y actual diputado Andrés Guerra insiste en su tercera aspiración a la Gobernación y que no y no le interesa el Legislativo. Pero muchos ya saben lo que le irá a proponer Álvaro Uribe.

Ahora, El único senador verde con algún pasado paisa, Juan Luis Castro, el hijo de Piedad, sería otra vez opción a ese cuerpo legislativo, pero esta vez sin el empuje o jalón electoral de los 500.000 votos de Mockus. Tremendo lío.

Agudelo y Bedoya

Por los lados de los senadores liberales antioqueños, se sabe que el “digital” Iván Agudelo, con renovada cuadrilla de áulicos periodistas promoviendo su nombre, comenzó hace rato su campaña por la reelección y ha tocado muchas puertas, unas que siguen abiertas, el danielismo, y otras que ya se le cerraron como la del Liberalismo de Envigado, en el que no gustó como socio.

Del silencioso senador con la prensa, Julián Bedoya, pues sólo le habla a los que el escoge, y son muy pocos, no es fácil saber su destino electoral. Lo único chismoso que se escucha, es que de pronto ni aspiraría al Senado, que le ha traído graves enredos judiciales que ha logrado sortear, restándole aún el dolor de cabeza de su grado exprés de abogado, que hizo temblar los cimientos de la U. de M. y provocar el mayor escándalo en sus 60 años de existencia académica. Se especula que, si no va, su candidato lógico al Senado sería su amigo y representante a la Cámara y jefe político de La Estrella, Juan Diego Echavarría.

El que si está reteconfirmado como candidato a repetir candidatura al Senado es el conservador y jefe de ese partido en Itagüí, Carlos Andrés Trujillo.

El cuarteto

El caso de una nueva o no aspiración al Senado del conservador Juan Diego Gómez parece que depende de una trigonométrica jugada de ajedrez de la clase política paisa para buscar en el 2023 la Gobernación de Antioquia.

Resulta que hubo o todavía persisten tanteos entre cuatro senadores de este territorio para que uno de ellos sea candidato a ese cargo. El cuarteto que alguna vez se sentó a diseñar esa posibilidad lo integran Iván Agudelo, quien no tiene ropa para eso; Carlos Andrés Trujillo, quien ya se bajó de ese cuento; y los dos restantes son precisamente Juan Diego Gómez y Juan Felipe Lemos, quienes sueñan con ser candidatos a orientar a Antioquia.

Gómez le jala a ese proyecto electoral si en efecto cuenta con el apoyo de los otros tres senadores, mientras que Lemos no lo descarta, pero al mismo tiempo viene trabajando la campaña para volver al Senado y está próximo a dar a conocer el acuerdo con su próxima fórmula a la Cámara, Guillermo Palacio, quien ya renunció a su militancia en Cambio Radical.

Pero la bomba política que podría darse en esta campaña es la de que el actual senador del Partido de la U, Germán Hoyos, no aspire en el 2022 o en caso de hacerlo no lo haría por su actual formación o al menos el candidato a la Cámara, que no sería Mónica Raigoza, sino el exconcejal de Medellín, Manuel Alejandro Moreno, hoy laborando en la Contraloría de Antioquia.

Fuente: Panorama Político.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí