Tendencias para las vacaciones tropicales

0
421
Foto: El Tiempo

Trajes de baño multipropósito, ideales para mezclar y combinar, y textiles con protección solar.

Si bien la ropa de playa (beachwear) y los trajes de baño (swimwear) fueron de los mayores damnificados por el covid-19, que también azotó la industria de la moda este año, la marea comenzó a bajar en octubre, y en estos días –aunque pasados por agua en varias zonas del país– los bikinis y enterizos, las bermudas y salidas de baño gozan su primavera en el armario y se alistan para levar anclas.

“Los dos primeros meses del año, las prendas swimwear beachwear  tuvieron resultados muy positivos frente al año pasado, creciendo el 40 %. En el mes de octubre, gracias a la reactivación de las industrias, la apertura y a la posibilidad de viajar, este desempeño mejoró considerablemente; hasta el momento tenemos un crecimiento del 8 % de la categoría, con respecto al año pasado”, señala Karen Siegert Franco, directora del negocio textil interior y deportivo de Grupo Éxito, que recientemente estrenó una colección con una de las marcas más reconocidas de este segmento, como es Onda de Mar.

Aunque este sello es casi sinónimo de los vestidos de baño, el lanzamiento explora otras posibilidades que ofrece la ropa de playa al ser un universo con toques casuales, deportivos y loungewear para complementar el conjunto playero o de piscina. “Más que una marca de vestidos de baño, somos una marca de estilo atenta a las tendencias de moda y a los comportamientos sociales”, explica Margarita Corrales, gerente del sello que con esta unión de fuerzas debutó en líneas de vestidos, camisetas, pantalones, kimonos, chaquetas, pantalones y ropa interior.

“Ofrecemos prendas y looks para la comodidad y el confort, pensadas para los nuevos hábitos de consumo”, agrega Siegert.

Un viaje a través de la moda

Más allá de buscar un traje de baño que oculte los mal llamados ‘puntos débiles’, el multiuso y la creatividad son las nuevas demandas de los consumidores, que, aún confinados “y en ciudades como Bogotá, siguieron comprando trajes de baño”, cuenta Nicole Acosta, diseñadora de estas líneas. “Luego publicaban sus fotos en redes usando el top del bikini sobre una camiseta”, dice la cofundadora del sello Bahama Mama.

Eso responde a la tendencia de búsqueda de alternativas (diferentes a abordar un avión) para transportarse a otros lugares; unos viajan a través de la decoración; otros, de las recetas de cocina, y otros más recrean los atuendos de diferentes culturas o involucran sus técnicas artesanales sin salir de casa.

“Nuestros tops, además de lucir bien en ocasiones asociadas al verano, se pueden usar como prendas exteriores”, dice María Ponce de León, diseñadora de la marca Cordillera, que teje cada top de la mano de indígenas embera-chamíes de Dos Quebradas (Risaralda).

“Piezas como estas se pueden usar encima de una camiseta básica para ir a trabajar, superpuesto para salir de fiesta en ciudades más frías, como Bogotá, o sobre un saco o un cuello tortuga para dar un toque especial”.

Versátiles

“A todas nos gusta tener un vestido de baño para una foto, para jugar con los hijos, nadar o broncearnos sin que queden marcas (buscamos opciones prácticas con tiras removibles)”, asegura Catalina Zuluaga, diseñadora del sello Lobo Rosa.

De ahí la fuerza de los multifuncionales mediante toques ornamentales propios del universo casual (como boleros en los hombros), los textiles de fondos planos, los complementos “como kimonos y caftanes, que son salidas de baño pero las usas en Bogotá con jeans y tenis, y los diseños de doble faz, de fondo plano por un lado y estampado del otro”, dice Acosta. Por su parte, Corrales sugiere “los crop tops y bodies como ejemplos perfectos de prendas que funcionan para el día a día o para momentos de sol, playa y verano”.

Conscientes

No obstante el camino avanzado por las tecnologías textiles antibacteriales, de secado rápido, protección UV, la petición del cliente está en el respeto ambiental: “Bases de materiales reciclados, menos técnicas de teñido dañinas y derrochadoras, explorando materiales remanentes para crear piezas exclusivas, estilos multiusos y tallas únicas”, dioce Rosalina Villanueva, experta en futuro para la agencia de tendencias WGSN.

Además de las bases textiles de PET reciclado del océano y de mallas de pesca, Bahama Mama explora fibras del algodón, lino y cannabis. “Y trabajamos por el comercio justo con comunidades artesanales y con la fundación Juventud de la Tierra; por cada compra de un vestido de baño, donamos la plantación de un árbol en Guasca (Cundinamarca)”, dice Acosta.

Las segundas son otra alternativa. “En fechas cercanas a puentes hay mayor interés de búsqueda de ropa de tierra caliente, vestidos de baño, sandalias”, dice Ana Jiménez, country manager de la plataforma de compra y venta de ropa de segunda mano GoTrendier, quien enfatiza el rigor de la curaduría para darles una nueva oportunidad a este tipo de prendas.“Al ser íntimas, solo aceptamos aquellas que sean nuevas y tengan etiqueta y protector sanitario. GoTrendier es muy específico en este tipo de prendas, y las que no cumplen con las condiciones se eliminan de la plataforma”, concluye.

Trinomio perfecto

Siluetas incluyentes. Habrá de todo para todas, pues cada vez hay menos reglas a la hora de elegir el vestido de baño ideal. “Predominan las siluetas comerciales clásicas. La novedad está en los colores, estampados y pequeños giros de diseño”, explica Rosalina Villanueva, experta en futuro para la agencia de tendencias WGSN.

Colores y estampados. Con el anhelo de viajar a través de los sabores, la decoración y la ropa, los motivos florales, hojas tropicales, inspiración en el mar, pieles de los animales y rayas marcan la pauta. “La inspiración mar y la naturaleza del océano nos dan azules intensos y turquesa, verde aloe y alga marina, lavanda brillante, mango, rojo encendido y pasteles metálicos”, dice Villanueva.

Hombres retro. La nostalgia marcará la gama masculina. Y, aunque en Colombia las pantalonetas amplias tipo bermuda son las de mayor pedido, las siluetas cortas cobrarán relevancia. “Se inspiran en la silueta clásica de deportes de los 70 y 80, dando una estética más casual y cómoda (y mejores bronceados)”, dice la experta de WGSN, quien resalta la importancia de elegir diseños limpios.

Fuente: El Tiempo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí