Uribe se pone el overol para recuperar el poder regional

0
231
Uribe se pone el overol para recuperar el poder regional

La estrategia es sencilla, pero difícil de ejecutar. Por eso, el expresidente Álvaro Uribe Vélez se puso el overol político y electoral para liderarla: quiere que el Centro Democrático recupere el poder.

Las plazas principales en las que el exmandatario y su equipo –aglutinado en el Centro Democrático– quieren volver a mandar de forma directa son Medellín, Bogotá y Cali. Desde allí, siente que puede ser clave para poner otra vez a un inquilino en la Casa de Nariño que salga de sus entrañas, como ya pasó en 2010 y 2018.

Esta es la razón por la que Uribe ha estado recorriendo estas ciudades y se le verá con más fuerza en los próximos días en barrios populares. En la antioqueña, donde empezó, pasó por al menos cuatro comunas distintas y estuvo con líderes diferentes durante una semana.

De hecho, se sabe que voceros suyos, al igual que un grupo importante de empresarios de la ciudad, ya le dijeron a Federico “Fico” Gutiérrez que piense en lanzarse a la Alcaldía de Medellín para recuperar La Alpujarra, ahora en manos de un cuestionado Daniel Quintero. Sienten que el excandidato presidencial es quien debe liderar la batalla electoral en la ciudad y él, como lo contó recientemente a este diario, lo está analizando detenidamente.

La cita más reciente en la que se tocó el tema entre ambos sectores se dio la semana pasada en un oficina privada.

“Estamos recorriendo el país. El presidente Uribe ha liderado diferentes foros en varios departamentos y ciudades para hacer un diagnóstico de las realidades políticas, sociales y económicas de cada lugar. Estamos abiertos a las coaliciones, pero queremos hacer un ejercicio político sano y tranquilo. Eso sí, hay algo elemental, queremos ganar la Alcaldía de Medellín”, confirmó el representante Juan Espinal, antioqueño del Centro Democrático.

Según Espinal y otras fuentes del partido, el propio Uribe le dijo a la senadora Paola Holguín que piense seriamente en retirarse del Congreso para postular su nombre a la Gobernación de Antioquia. Ahora bien, el exmandatario sabe que, si ella dice no, la carta de Luis Fernando Suárez –del redil de Aníbal Gaviria– puede jugarse. Solo piden que marque un poco de distancia con el Gobierno de Gustavo Petro.

También están en la baraja antioqueña del uribismo el concejal Alfredo Ramos, la exdiputada Ana Cristina Moreno y –entre otros– el exsuperintendente de Salud Fabio Aristizábal y el exdirector del Sena Carlos Mario Estrada.

“Recorriendo el país, especialmente las ciudades capitales y buscando consensos, se puede recuperar el poder”, precisó Espinal.

La base de esta estrategia es muy similar a la que usó el petrismo para quedarse con la Casa de Nariño: en las regionales de 2019 ganaron en Bogotá, Medellín y –entre otras ciudades– Cali, lo cual le dio una base electoral para que Petro se quedara con 11,2 millones de votos. Eso mismo quiere hacer el uribismo en los comicios de 2023.

Además de la plaza antioqueña, el Centro Democrático tiene conversaciones directas con líderes políticos en otras capitales.

En Bogotá, por ejemplo, Uribe le ha enviado mensajes al exdirector del Dane Juan Daniel Oviedo, quien viene de trabajar en la administración de Iván Duque y es visto como un peso duro en la contienda regional del otro año.

La persona que han comisionado para acercársele es al senador Miguel Uribe Turbay, quien ya fue infructuosamente candidato a la Alcaldía de Bogotá y que ahora busca despuntar como el líder de la oposición a Petro en el Congreso.

Uribe, el senador, tiene la misión de –por orden de Uribe, el expresidente– tejer relaciones con Oviedo y otros líderes capitalinos (el exrepresentante Gabriel Santos también está jugando duro en ese propósito) para que el Centro Democrático tenga injerencia en el Palacio de Liévano y demás estamentos del poder bogotano a partir de 2024.

“Hay que pensar esquemas y mecanismos para elegir candidatos únicos del sector demócrata, para vencer a los petristas en las elecciones locales. Se deben hacer consultas y buscar unidad”, confirmó el senador Uribe.

La intención es que ni Claudia López, actual alcaldesa, ni Petro tengan posibilidad electoral de quedarse con el liderazgo político de Bogotá

En Cali tienen en esta tarea al senador Gabriel Velasco, un valluno que está buscando mecanismos políticos –y alistando la visita pronta de Uribe– para sacar de la alcaldía al sector que lidera el polémico Jorge Iván Ospina, quien está sacudido por un posible escándalo de corrupción por más de $2 billones públicos. “Nuestra región no puede seguir esperando que los nuevos liderazgos de opinión surjan por generación espontánea”, precisó Velasco.

Por ahora, Uribe es quien coordina y maneja las fichas y, si logran la gesta de recuperar las capitales el otro año, es muy probable que puedan jugar duro por arrebatarle el poder al petrismo en 2024. EL objetivo ya está planteado, ahora el veredicto debe salir de las urnas .

www.noticiasampm.com 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí